El año 2020 ha supuesto un año de cambio, un tiempo en el que todo lo que se conocía ha cambiado de perspectiva y en el que la economía ha sufrido un duro golpe en muchos aspectos. Desgraciadamente la llegada de una pandemia como la del COVID ha provocado que muchos de los planes que se tenían hayan tenido que ser aplazados a causa de los problemas financieros que ha derivado. Pero ¿existe alguna manera de no dejar de lado esos planes e ilusiones?

Conseguir el efectivo que se necesita cuando se necesita

Una forma estupenda para superar una situación complicada es hacer uso de los minicreditos, una fuente de capital que utilizada de forma adecuada puede reportar una gran cantidad de ventajas.

Es más, la Asociación Española de Micropréstamos (AEMIP) señala que un micropréstamo es una forma adecuada de conseguir el dinero que se necesita de manera puntual, una manera de superar una situación complicada hasta que se reciba la siguiente nómina o ingreso. Para poder pagar una compra planificada hace tiempo, para hacer frente a un gasto imprevisto o para darse ese capricho que tanto tiempo se tiene en mente, los minipréstamos son la mejor solución. 

Rápidos y cómodos

Entre las muchas ventajas que se pueden señalar de este tipo de productos financieros una de las más destacables es la comodidad que supone su solicitud. Los mini créditos online se caracterizan porque todo el trámite se lleva a cabo por Internet, es decir, sin salir de casa. 

De una forma rápida y ágil se puede solicitar el capital que se necesita. Sin tener que esperar largos plazos para conocer la aceptación o no de la solicitud de préstamo y sin tener que esperar largas horas en una oficina a ser atendidos. De esta forma, se consigue ganar tiempo dado que con un simple movimiento de ratón se puede encontrar la mejor opción. 

Créditos donde se mantiene la privacidad

Una de las situaciones más incómodas que se viven cuando se quiere solicitar un préstamo es tener que dar explicaciones. Se debe tratar de convencer a quién presta el dinero que ese capital será invertido en algo que merece la pena, que la razón por la que se solicita es importante. 

Los minicreditos rápidos evitan ese desagradable paso. Ofrecen una solución privada, donde solamente el solicitante sabe qué hará con el dinero y no tiene que dar largas explicaciones que convenzan a quién presta el dinero. En este tipo de transacciones la privacidad se magnifica, se convierte en un paso en el que la finalidad del dinero no cobra tanta importancia y el solicitante no siente vulnerada su privacidad. 

Opciones para todos

Otra de las ventajas de un minicredito rápido es que se encuentra al alcance de todos. En la solicitud de un préstamo de modo tradicional es necesario cumplir una serie de requisitos. Se debe poseer una nómina determinada y no se debe figurar en ningún fichero de morosos. Estas características excluyen a un gran número de personas dejándolas fuera de la solución que un minipréstamo puede suponer. 

Los minicréditos están abiertos a clientes menos tradicionales, a aquellos que la banca rechaza, por lo que resultan mucho más accesibles. En algunas ocasiones este tipo de productos financieros son la única opción para personas que la banca rechaza directamente. 

Los mini préstamos son una alternativa muy interesante para conseguir esa inyección de capital que a veces hace falta, ya sean 200 euros o más, para conseguir hacer realidad ese sueño que por motivos diversos ha tenido que ser aplazado, para respirar un poco en momentos de ahogo.