chica con tarjeta de credito

Solicitar un crédito en una institución bancaria ha sido desde siempre, toda una odisea, con días de largas filas, interminables entrevistas, entrega de una gran cantidad de documentos y una extensa lista de requisitos que eran difíciles conseguir. Gracias al avance de los nuevos sistemas de financiación, entre los que se cuentan los créditos online, esto es historia pasada. Hoy sólo bastan unos pocos minutos para acceder a la gran variedad de instrumentos financieros que ofrece el mercado online.

En el pasado, lograr un crédito en una entidad financiera era todo un proceso que quitaba tiempo y recursos, que agotaba y que no siempre satisfacía las necesidades del solicitante. El papeleo era exagerado, los tiempos de respuesta también, los requisitos exigidos eran difíciles de cumplir y, en general, todo era muy traumático.

Con el auge de la tecnología y de las modernas comunicaciones, las cosas comenzaron a cambiar, y los instrumentos financieros también. Los créditos online llegaron para transformarlo todo, para satisfacer las necesidades económicas de amplios sectores que anteriormente eran marginados del modelo tradicional bancario.

Hoy cualquier persona que cumpla unos mínimos requisitos puede, desde su casa, solicitar un préstamo y obtener respuesta en menos de 10 minutos. La inmensa cantidad de instrumentos crediticios aumenta cada vez más, en beneficio de esos sectores, de manera que gracias a ellos se puede acceder a recursos extraordinarios.

Hay empresas y organizaciones crediticias online especializadas en este tipo de créditos, como EVO Banco, que ofrece una diversidad de productos, entre los que destacan los créditos personales online. Pero no es la única institución que los otorga, hay muchas más con amplia trayectoria, revisa aquí más información y elige la opción que más se adapte a tus necesidades.

¿Cómo funciona?

Estas compañías utilizan un novedoso sistema de financiación flexible, transparente, dinámico, confiable y muy práctico, que se fundamenta en la confianza mutua y en la responsabilidad. Así han crecido exponencialmente y se han constituido en pilares fundamentales del mundo financiero español y global.

Obtener un préstamo online es muy fácil, sencillo y seguro. Los ofrecen sin aval, con mínimos requisitos, sin fiadores, sin tanto papeleo y sin ni siquiera moverse de la comodidad del hogar, sólo basta con tener un ordenador, smartphone o cualquier dispositivo con conexión a internet para poder solicitarlos.

Incluso, si el solicitante está en alguna lista de morosos, como por ejemplo la que emite  la conocida Asociación Nacional de Establecimientos Financieros de Crédito (ASNEF), también podrá pedir un préstamo, ya que eso no es un impedimento para estos sistemas de crédito alternativos y ventajosos.

Además, funcionan como cualquier otra entidad bancaria, cumpliendo con las Normas Internacionales de Información Financiera (NIIF) y demás instrumentos legales que rigen la operatividad de este tipo de instituciones.

Las NIIF son normas establecidas internacionalmente que enmarcan la actividad contable y ayudan a estandarizar la misma, para su mayor comprensión en todo el mundo. Son un gran apoyo en la agilización y utilización de instrumentos financieros, como los mencionados créditos online.

Pasos para solicitarlos

Pedir un préstamo rápido sin aval es muy sencillo, sólo hay que seguir una pasos básicos. Primero hay que revisar la oferta que las plataformas web y entidades crediticias publican en internet, y aunque son muchas, siempre es bueno verificar bien para elegir la mejor opción.

Seguidamente se deberá escoger el tipo de crédito que se necesite. Hay créditos al instante, que se entregan, como su nombre indica, casi de inmediato; sus importes rondan los 500 euros y no exigen muchos requisitos; también están los micropréstamos rápidos, que aportan cantidades que rondan los 1.100 euros, también son fáciles de acceder y los entregan en menos de una hora.

Los requisitos principales para este tipo de créditos son: ser mayor de 18 años para optar a un crédito al instante, y de 23 años para un micropréstamo, además del Documento Nacional de Identidad (DNI), residir en España, demostrar que se tienen ingresos suficientes para pagar la financiación, tener un correo electrónico y una cuenta bancaria en la que se puedan recibir los recursos solicitados.

Para importes superiores también hay otras opciones crediticias, pero para acceder a ellas hay que cumplir otras condiciones, como por ejemplo la presentación de un aval de pago.