protesis dental

La salud dental es, en demasiadas ocasiones, una de esas cosas que se va posponiendo hasta que, en ocasiones, es demasiado tarde para salvar una o varias piezas. Una sonrisa sana es cuestión no solo de estética sino de salud elemental, y gracias al trabajo de profesionales de un laboratorio dental es posible devolverle todo el brillo y salud a la sonrisa mediante las más avanzadas prótesis.

Sin embargo, ¬Ņcu√°ndo necesitas una pr√≥tesis dental? No siempre es f√°cil saber cu√°ndo va a hacerse necesario el plantearse una de estas opciones, y aunque lo mejor es siempre acudir al odont√≥logo para buscar su consejo, hay algunas se√Īales que pueden avisarnos de que es momento de concertar cita.

Cómo saber cuándo necesitas una prótesis dental

Una rutina de higiene dental adecuada es la base de la salud bucodental. Es necesario aprender a cepillarse los dientes adecuadamente al menos dos veces al día, así como complementar el cepillado con el uso de seda dental para poder retirar las acumulaciones de placa.

Además de todo esto, las visitas periódicas al odontólogo para realizarse las revisiones pertinentes son también de igual importancia, de forma que el dentista pueda detectar a tiempo cualquier problema y ponerle solución antes de que se agrave.

Del mismo modo, ante cualquier duda, molestia o dolor lo mejor es consultarlo con un profesional, que podrá asesorarte adecuadamente acerca de qué tipo de tratamiento o solución elegir, entre los que se encuentran, cuando no es viable recuperar una o varias piezas, las prótesis dentales.

Sin embargo, hay algunas se√Īales que cualquiera puede aprender a distinguir y que pueden ser significativas a la hora de prepararse para usar pr√≥tesis dentales:

  • La edad. Puede parecer evidente, pero nadie es inmune al paso de los a√Īos. Y aunque aqu√≠ la gen√©tica tiene mucho que decir al respecto, es muy normal que, conforme envejecemos, los dientes pierdan fuerza y sujeci√≥n, aun si se mantienen rutinas perfectas de higiene y salud dental. Cuanto mayor seas, m√°s importante es que acudas al dentista.
  • Mal aliento. Tener mal aliento no implica necesariamente un problema grave bucal, pues puede tratarse simplemente del efecto de una digesti√≥n pesada o de contar con ingredientes de olor fuerte en la dieta. Un mal aliento persistente, en cambio, puede ser s√≠ntoma de gingivitis, que podr√≠a agravarse y suponer problemas de p√©rdida de piezas.
  • Dientes rotos. Tanto si la causa es un traumatismo como si simplemente ha ocurrido al masticar, un diente roto no significa necesariamente que la pieza deba ser extra√≠da y sustituida por una pr√≥tesis: muchos da√Īos se pueden reconstruir sin problemas por el odont√≥logo. Eso s√≠, si la pieza ha quedado demasiado da√Īada, puede que sea la mejor opci√≥n.
  • Falta de una pieza. Una pieza vac√≠a en la boca no es solo una sonrisa menos bonita, sino tambi√©n un potencial problema en la boca. La dentadura est√° hecha para ajustar en la mordida, y si queda un hueco vac√≠o durante demasiado tiempo, es posible que otras piezas acaben movi√©ndose por su culpa. Si te falta una pieza, no dudes en ponerle remedio cuanto antes.

Hay otros problemas a la hora de saber cuándo necesitas una prótesis dental, como encías inflamadas o caries: ante la duda, acude siempre a tu profesional y déjate asesorar.