hidrolimpiadora

Las hidrolimpiadoras cada vez se hacen más hueco en el mercado fuera de las empresas dedicadas expresamente a la limpieza. Son máquinas que ayudan a tener el jardín o los exteriores de la casa realmente limpios y, además, también sirven para limpiar los vehículos, e incluso para desatascar una tubería. Dependiendo del uso que se le vaya a dar existen diferentes modelos y precios. 

Quienes disponen de un jardín o de una zona de recreo al aire libre saben lo interesante que es contar con una hidrolimpiadora para realizar las tareas de limpieza y mantenimiento de diferentes tipos de materiales. Una hidrolimpiadora es una máquina que transmite presión al agua de forma que esta sale con la suficiente fuerza para poder limpiar objetos que por su uso o por su ubicación acumulan grandes cantidades de suciedad. Es utilizada para limpiar piscinas, pavimentos exteriores, paredes, bancos, muebles realizados en piedra u hormigón. También son utilizadas para la limpieza de coches, para limpiar persianas, e, incluso, para desatascar tuberías. 

Las hidrolimpiadoras son una máquina muy aconsejable para mantener siempre limpia e impecable cualquier superficie, y además ayudan a ahorrar mucha agua.

Si se está pensando en adquirir una limpiadora de agua a presión es interesante conocer la opinión de los expertos de Limpiaplanet.com, puesto que en su web cuentan con una guía muy completa donde explican los diferentes tipos de hidrolimpiadoras que hay, cuál es su funcionamiento, qué accesorios son los más interesantes y para qué sirve cada uno de ellos, y asesoran y aconsejan sobre qué hidrolimpiadora comprar en función de las necesidades que tendrá el usuario.

Características principales de una hidrolimpiadora 

Los expertos de Limpiaplanet.com destacan que hay cuatro elementos fundamentales a tener en cuenta a la hora de adquirir una hidrolimpiadora o máquina de agua a presión, y que son estos: 

  1. Cuánta presión tiene el agua, es decir, qué fuerza ejerce sobre las superficies. Esta medida se realiza en bares (bar). 
  2. La potencia del motor también es fundamental para saber con qué presión saldrá el agua. En este caso se mide en vatios (W).
  3. Otro aspecto imprescindible es conocer qué cantidad de agua o caudal sale de la máquina cuando está en marcha durante un tiempo determinado. Es una medida que se realiza en litros por hora (l/h)
  4. El tipo de bomba es otra característica esencial, ya que según el material del que esté fabricada establecerá el tiempo que la máquina puede estar funcionando sin parar y sin que el motor se caliente más de la cuenta.

Dependiendo de la potencia, el caudal de agua, la presión de la misma y el tipo de bomba la hidrolimpiadora podrá usarse en unas superficies o en otras y con más o menos frecuencia. 

¿Cómo decidirse por una hidrolimpiadora u otra?

Lógicamente, dependiendo de las características y prestaciones que ofrezcan los distintos modelos que hay en el mercado los precios de las hidrolimpiadoras pueden variar en una horquilla que puede estar entre los 100 y los 300 euros aproximadamente. Es importante a la hora de adquirir una que no solo sea el precio el elemento que haga elegir. Al contrario, son las necesidades que se deseen solventar las que deben dirigir la búsqueda. Porque no es lo mismo comprar una hidrolimpiadora para eliminar una suciedad ligera o moderada, que una máquina que deba erradicar suciedad acumulada de años o persistente. 

Además, a eso hay que sumarle el tiempo de funcionamiento. Como se ha destacado anteriormente, dependiendo del tipo de bomba que tenga la hidrolimpiadora esta podrá usarse con más o menos asiduidad. De forma que las hay que ofrecen un promedio de uso de uno o dos días a la semana durante unos treinta minutos, mientras que otras se acercan a un tiempo de uso de una hora durante dos o tres días a la semana.