niño con pelota

La educación es un aspecto esencial en toda sociedad, siendo el motor que mueve el progreso colectivo en la dirección adecuada. Las nuevas generaciones son el futuro y, como tal, resulta esencial garantizar una base formativa que cimente las bases del mundo que dejarán tras de sí. Por ende, tanto profesores como padres han de acompañar a los más pequeños en este camino que han emprendido, recurriendo a todo aquello que contribuye positivamente en su crecimiento personal. Aprender jugando, realizar los mejores trabajos académicos o recoger valores a través de películas son algunas de las opciones más enriquecedoras.

Juegos para el desarrollo académico

La energía de los más pequeños, cuando se orienta adecuadamente, es una de las bases del desarrollo formativo. Aprender por medio de diversos juegos se ha convertido en una tendencia de lo más extendida y, en Educatoy, encontramos alternativas de ocio realmente atractivas para los niños.

Esta plataforma recoge todo tipo de juguetes y actividades que repercuten en sus facultades motoras y cognitivas, convergiendo el progreso como individuos para sacar a flote todo su potencial. Un recurso clave en los centros de enseñanza que, además, los padres también pueden tomar en aras de potenciar su educación en casa.

Puzzles, maquetas 3D, juegos de mesa, el método Montessori, elementos de lógica y ciencia o instrumentos de música son algunos de los productos más destacados de Educatoy. Una serie de recursos que debemos tener presente, asegurando que lo pasan en grande a medida que potencian sus habilidades.

Los mejores trabajos para el colegio

Conforme nuestros pequeños van creciendo, el grado de dificultad y exigencia de la escuela aumenta. Los trabajos para diversas asignaturas pasan a ser una constante, por lo que dar con portadas para Word gratis es una forma de que cuiden cada tarea con el mayor grado de atención posible. Porque cada detalle cuenta y la carátula del trabajo es la carta de presentación con la cual satisfarán las expectativas de sus profesores.

Si bien es cierto que el resto del trabajo exigido ha de contar con un desarrollo acorde a la demanda del docente, saber que la portada de la tarea en cuestión es vital es un aprendizaje que los acompañará el resto de su vida. Los niños deben saber que cuidar de la estética en una presentación del colegio puede suponer una diferencia notable en su calificación; algo que ocurrirá de igual manera cuando se encuentren en el mercado laboral y hayan de realizar un CV o una presentación para su actividad profesional.

Gracias a la versatilidad que encontramos en determinados portales online, es posible dar con los mejores diseños en función al tipo de trabajo en cuestión. De esta forma, una vez escogen la más adecuada, podrán descargar portadas para Word completamente gratis. Una forma de otorgar mayor autoridad al resultado final, saliéndose de las plantillas que el programa ofrece a sus usuarios.

A pesar de que Word cuente con algunas carátulas preestablecidas, al usar una de ellas se prescinde del aspecto de la originalidad. Salirse de la norma, cuando se hace con un grado de excelencia de rigor, es un considerable acierto. Un hecho que ciertos blogs nos permiten llevar a cabo y, como padres, hemos de impulsar a nuestros pequeños a hacerlo.

Películas que transmiten valores

El cine guarda una estrecha relación con el ocio y, en este sentido, existen películas en aulas que transmiten los valores más enriquecedores mientras mantienen entretenidos a los más jóvenes. Porque el séptimo arte tiene mucho que enseñar y la historia del celuloide ha dejado algunos ejemplos de ello.

‘El indomable Will Hunting’ es una de las obras más destacadas, narrando la historia de un profesor que guía a un adolescente perdido en la vida. De la misma manera, ‘Los 400 golpes’ es una grata opción, inculcando ética a medida que aumentan la cultura cinematográfica.

Profesores y padres tienen la responsabilidad de descubrir a los pequeños aquellas obras que repercutirán positivamente en la persona en la que se están convirtiendo; dejando de lado las que, por diversas razones, no son aptas para su edad.